martes, 13 de septiembre de 2016

El mal llamado Síndrome Post Vacacional.

Llegó Septiembre y con él la vuelta al trabajo, la vuelta al cole...la vuelta a la "normalidad".

Se han acabado las vacaciones, un año más comienza el curso. ¿ No os da la sensación que el inicio del curso es como si comenzara el año? A mi sí...¡Como cuesta comenzar a coger ritmo! Nos sentimos cansados antes de empezar a trabajar. Solo con pensarlo sentimos ansiedad o stress al visualizarnos en nuestro puesto de trabajo, con los papeles que dejamos a medias, los papeles que han venido de vete tú a saber donde, con los que tienen que llegar....sudores, dan sudores... es el MAL llamado Sd. Postvacacional. Sí, sí, digo MAL llamado porque de síndrome tiene poco. 

Es un trastorno adapatativo. No se puede considerar, hoy por hoy, una enfermedad ya que no existe un consenso científico para poder denominarlo síndrome con las connotaciones que ello implica. 
Se considera que este trastorno adaptativo es producto de que en parte en nuestro entorno, el trabajo, se tiene como una actividad negativa, sacrificada y obligada. 



Hay sociedades en las que se considera el trabajo como algo creativo y digno para el ser humano. En estas sociedades el stres posvacacional no existe.

¿Y por qué se produce este proceso adaptativo? Volver de las vacaciones implica: cambios de horarios, retomar obligaciones y alteraciones en el estilo de vida que hemos estado llevando. Todo ello lleva intrínseco un proceso de adaptación que en algunos casos llega a ser más intenso de lo normal, llegando a producir en las personas que lo sufren molestias físicas, emocionales y psicológicas. En algunos casos la presión de la vuelta al trabajo llega a ocasionar cuadros de stress agudo, con manifestaciones físicas, del comportamiento y emocionales como pueden ser:

  • Malestar general
  • Irritabilidad
  • Sudoración
  • Depresión
  • Tristeza
  • Cambios de humor
  • Taquicardia
Si estos cambios perpetúan más allá de unos días ( 8-10 días) pueden crear un verdadero síndrome de ansiedad generalizada o stres crónico. Ambas patologías presentan una clínica específica y un tratamiento en concreto.

¡OJO! No se puede confundir con una desgana puntual o que se prefiera estar de vacaciones antes que trabajar.

En general, tener una actitud positiva siempre ayuda. En estos momento es importante mantenerla y no recrearse en la sensación de malestar que produce la vuelta al trabajo. Es decir no demos demasiada importancia a " estos síntomas" pasajeros.

En la mayoría de las personas la vuelta a la rutina laboral no supone un trastorno ya que vuelven con ilusión, especialmente quienes disfrutan de actividades gratas, creativas y con un desarrollo en las relaciones socio-laborales satisfactorias.

Retomemos las obligaciones del resto del año, aprovechando la carga de energía y la sensación de bienestar que nos han reportado las vacaciones para proponernos nuevas metas, tanto en el terreno laboral como personal. 


¡Ánimo a todos y feliz comienzo de curso!



Fuentes y bibliografía:

  1. www.psiquitría.com
  2. www.mapfre.es
  3. www.isepclinic.es


lunes, 5 de septiembre de 2016

Espinacas con piñones y bechamel

Aquí os traigo un plato delicioso y fácil de hacer. Receta de mi santa madre. Como os decía en esta entrada, va a comer espinacas hasta el que más las aborrezca en casa. Vamos al lío!

Ingredientes:

  • 1 Bolsa de espinacas grande.
  • 3 Filetes de pechuga de pollo.
  • 1 Paquete de taquitos de jamón.
  • 4 Dientes de ajo gorditos.
  • Un puñadito de piñones.
  • Para la bechamel necesitaremos: Aceite ( lo necesario para cubrir el fondo de la sartén), harina ( 3 cucharadas soperas), leche ( un cuarto de litro) y sal.
Modo:
  • Vamos a poner aceite en una sartén grande. Se pican los dientes de ajo en trocitos pequeñitos y se fríen en la sartén hasta que hayan cogido color.
  • Añadimos la pechuga de pollo cortada en trocitos y cuando ya estén doradas añadimos el paquete de taquitos de jamón. Rehogamos todo.
  • A continuación vamos poniendo las espinacas enteras o partidas (como prefieras) se rehoga nuevamente hasta que las ves tiernas. Retiras a un bol.
  • Añadimos un poco más de aceite a la sartén, y añadimos los piñones. ¡Cuidado! ¡Se tuestan muy rápido! Es cuestión de segundos. Una vez que están a nuestro gusto los retiramos a un plato pequeño.
  • Ahora vamos hacer la bechamel. Ponemos dos cucharadas de harina en el aceite donde hemos tostado los piñones, echamos la leche y mientras tanto estamos dando vueltas con una cuchara para que no se hagan grumos.
  • Montamos el plato poniendo primero las espinacas que teníamos retiradas en el bol con el jamón, la pechuga de pollo y los ajitos. A continuación echamos la bechamel y por último los piñones. ¡Están muy buenas!


Espinacas con bechamel y piñones en  Una Aspirina en la Alacena


Notas:

1. Es una receta muy versátil. Podéis no echar la pechuga de pollo, echar solo el jamón, añadir pasas en vez de piñones...
2. Si queréis hacer un plato menos calórico no añadir la bechamel.
3. La bechamel la podéis comprar ya echa, siempre de buena calidad, para este plato, sirve perfectamente. También si os resulta más cómodo la podéis hacer en la Thermomix. ¿La receta en la Thermomix? Aquí os la dejo.

Bechamel con Thermomix:

Necesitaremos:
  • 70ml de aceite de oliva
  • 30 gr de cebolla ( opcional)
  • 70 gr de harina
  • 600ml de leche entera
  • Pimienta, sal y nuez moscada al gusto.
Modo:
  • Pon en el vaso el aceite y la cebolla ( puedes hacerla sin cebolla) y programa: 3 minutos, Varoma velocidad 3 y medio.
  • Añade la harina y rehoga 1 minuto, 100º, velocidad 2 y medio.
  • Incorpora el resto de ingredientes a tu gusto y programa 10 segundos a velocidad 6. A continuación vuelve a programar 7 minutos, Varoma, velocidad 4. !Ya está!

domingo, 28 de agosto de 2016

Verdades y mentiras sobre las espinacas.

Por algunos queridas, por otros aborrecidas, las espinacas son así, o te encantan o no hay quién las coma! Son famosas por ser las aliadas de Popeye el Marino contra Brutus, ¿os acordáis? Para los que sois jóvenes de cuerpo y alma contaos que Popeye, cuando estaba en apuros, aparecía con una lata de espinacas, que le hacía más fuerte para acabar con los malos. Echad un vistazo a este vídeo....os sacará alguna sonrisilla.... :)



Pero aquí estamos para aclarar ideas y en este caso desmontar mitos, y las espinacas y Popeye son un mito. 
Es increíble como se instaura en la sociedad determinados mitos, no sólo nutricionales, como es este caso. 
Allá voy; abuelas del mundo mundial no tiemblen ni les dé un patatús, ni dejen de seguir leyendo el blog, pero la realidad es dura:

Las espinacas NO tienen tanto hierro como se creía.

La historia de las espinacas es una historia de "error". Cuando terminó la segunda guerra mundial, había en EEUU muchas personas con anemia por falta de hierro. Se consultaron tablas nutricionales de alimentos ricos en hierro y pensaron que por 100 gramos de espinacas contenían 27 miligramos de hierro, cuando la realidad es que contienen 2,7 miligramos. De ahí surgió Popeye que fomentó el consumo de espinacas basado en este error. Historias acerca del error de la comita podéis encontrar miles, sinceramente a mi ésta es la que me ha parecido más fiable.


Pero, aún así, las espinacas son un alimento saludable. Lo importante no es un alimento saludable sino una dieta saludable. 

Respecto a las necesidades del hierro, como todo en medicina, nada es blanco ni negro, hay que tener en cuenta las necesidades de la persona según la etapa de la vida en la que se encuentre. No es lo mismo las necesidades de un adulto varón, que de una mujer que esté menstruando o se encuentre embarazada.
www.slideshare.net/bsjeventos/juan-jose-perez-toledano

El 20% del contenido de hierro de los alimentos animales pasa a sangre y en el caso de los alimentos vegetales el 10%. 
¿Por qué esta diferencia? Porque se absorbe mucho peor al contener otras sustancias como: oxalatos, fitactos, pectinas...etc. Para que el organismo adquiera 1mg de hierro es necesario tomar diariamente alimentos que nos aporten entre 10 a 15mg del mismo.



Es reseñable la importancia del oxalato en las espinacas. Esta sustancia se puede combinar con otras sustancias como el magnesio y puede crear cristales de oxalatos, los cuales son tóxicos para el riñón (piedras en el riñón, litiasis renal) o pueden empeorar enfermedades como la gota. 

¿Cómo podemos disminuir la cantidad de oxalatos? Cociendo las espinacas.

Las espinacas están prácticamente compuestas por agua, casi no contienen calorías ni hidratos de carbono ni grasas. Ideales para dietas de adelgazamiento, tanto para perder peso como por su acción laxante. Presentan unas cantidades importantes de yodo, magnesio, fósforo y calcio. Pero su riqueza nutricional más importante está en que es una fuente sensacional de betacarotenos, mucho más que la zanahoria (a la que siempre se había asociado en grandes cantidades este componente, otro mito abajo).



Contiene altas cantidades de luteína y zeaxantinas, sustancias necesaria para mantener una buen estado de mácula, córnea y retina. Son muy ricas en vitamina K, necesaria para la coagulación de la sangre (ojo a las personas que toman anticoagulantes; un exceso de ellas puede producir alteraciones en sus niveles de INR)
La ausencia o carencia de hierro en el organismo, de manera prolongada, puede causar enfermedades como la anemia ferropénica.

En el próximo post, un rico plato de espinacas que lo comerán hasta los que las odian en la mesa, comprobado!



Fuentes y bibliografía:
  1. www.botanical-online.com
  2. Federación Española de Nutrición Alimentaria y Bebidas (FIAB)
  3. www.fen.org
  4. www.inutralia.com
  5. Servicios médicos Movistar Estudiantes.

domingo, 21 de agosto de 2016

¿Por qué me pican a mí todos los mosquitos?

Hace unos días os hablaba en esta entrada sobre la manera de diferenciar las picaduras más comunes en nuestro medio. Gracias a nuestra querida seguidora Jos, ha surgido esta entrada. Ella nos preguntaba si la sangre era dulce, ya que tenía entendido que los mosquitos picaban a los que tenían la sangre más dulce. 

Pues querida seguidora, vamos a intentar contestar a tu pregunta.

Una fantasiosa leyenda popular atribuye a que algunas personas tienen la sangre dulce, como nos planteaba nuestra amiga, pero esto es totalmente falso: los mosquitos no detectan el contenido de azúcar en sangre ni pican más a los diabéticos.

La mayoría de los mosquitos disponen de dos mecanismos para la detencción de sus presas:

  1. Los mosquitos se sienten atraídos por las emanaciones de CO2 de sus posibles presas, que pueden detectar a una distancia respetable. Hay que destacar que los mosquitos se mueven en un territorio limitado, no recorriendo más de 200m en toda su vida. Un ser humano produce cada día un kilogramo de CO2 y cada vez que exhala emite más de 100 miligramos de este gas. La cantidad de CO2 varía con la dieta y con el ejercicio físico.
  2. El segundo mecanismo por el que se guían los mosquitos para picar a sus presas es por el calor y los efluvios olorosos que desprende la misma. Los mosquitos son muy sensibles a los aromas, y esto es un factor determinante.

En base a estos dos mecanismos, para evitar en lo posible las picaduras de mosquito, deben de evitarse los perfumes, las prendas de cuero y beber cerveza, vino o champán, así como infusiones como el té verde, menta-poleo o las que contengan ginseng, por la eliminación cutánea de ciertos aromas presentes en estas bebidas.

Los mosquitos pueden detectar "su cena" a más de 50 metros de distancia, según asegura el entomólogo John Edman. Las personas mayores tienden a emitir más cantidad de CO2, al igual que ocurre con las mujeres embarazadas.



Por último, apuntar que también se ha demostrado que el calor y el movimiento también atraen a los mosquitos. Por lo tanto, si estás practicando algún deporte a pleno sol, serás un blanco fácil para los mosquitos.

¿Y entonces por qué a mi me pican mientras duermo? Es la combinación perfecta: calor+ poca ropa + ventanas abiertas+ activación de glándulas sudoríparas. 

Así que si eres objetivo fácil de estos bichejos, no estaría de más poner en práctica estas pequeñas tácticas, a ver si conseguimos distraer al chupóptero. ¡SUERTE!




Fuentes y bibliografía:

  1. www.madridcontroldeplagas.es
  2. www.abc.es
  3. www.viviendosanos.com



miércoles, 17 de agosto de 2016

¿Qué me ha picado?

El verano es la época ideal en la que bichos de toda índole se dan un festín con nuestros cuerpos llenándonos de picaduras, de las que nos acordamos el resto del año. Cuando nos encontramos con una picadura en la piel siempre nos preguntamos: ¿y qué me ha picado aquí? Vamos a intentar dar respuesta a esta pregunta.



  • Lo más probable y frecuente en nuestra geografía española es que sea una picadura de mosquito. Es la hembra del mosquito la que nos produce la lesión, al necesitar alimentarse de sangre para que sus huevos resulten fértiles. La lesión que producen estos bichitos en la piel es parecido a un granito, que en el argot médico lo llamamos pápula o en algunos casos una roncha o ambas cosas. Pica, pica mucho pero no produce dolor. No es raro encontrar varias picaduras en la misma persona. Aparecen en zonas de piel que han estado descubiertas. Suelen encontrarse en zonas calurosas y húmedas, en lugares próximos a lagunas, agua estancada...Algunos mosquitos son vectores de diferentes enfermedades infecciosas como el paludismo, el Zika, la fiebre amarilla ( en países endémicos).
                                            

En España se han notificado picaduras por mosquito tigre desde hace unos 10 años a esta parte.  Si no tienes la piel atópica o alergia a la picadura del mosquito "común" no hay de que preocuparse. 
  • Las pulgas, esas picaduras que aparecen de tres en tres. La picadura de la pulga es un reto para el médico. Es difícil diagnosticarla por varios motivos: La reacción cutánea es más retardada y en muchas ocasiones no se relacionan las lesiones con picaduras. Estos "animalitos" se alimentan de sangre, son hematófagos, y su capacidad de salto es capaz de batir cualquier récord olímpico. Las lesiones, como os decía al inicio, aparecen en número de 3 o 4, con un característico punto central, alineadas. Suele aparecer la picadura en brazos o piernas. Pican muchiiiisimo. ¿El origen? Algún animal doméstico.
  • Los chinches: su picadura se parece mucho a la de la pulga. Suelen estar en la cama, en el colchón y pican por la noche. Su zona preferida, piernas, glúteos... La lesión aparece en forma de zig-zag o agrupada con más picaduras. Suelen doler al principio y posteriormente pican. 
  • Avispas y abejas: Es una lesión que no pasa inadvertida desde el momento que pican, ya que van a doler desde el minuto cero. Si se visualiza el agijón hay que quitarlo.
    La inflamación viene después, pudiendo llegar a una intensidad importante. Ojo, las personas alérgicas ya que pueden desarrollar una reacción anafiláctica muy grave.
  • Garrapatas: Las garrapatas son ácaros "gigantes". La garrapata se puede quedar adherida a la piel, viendose en ese caso como una mancha negra. ( Anecdota médica: No sería la primera vez que vendría una agradable señora a la consulta con "una mancha negra" que crece...ohhh sorpresa, la mancha tiene vida propia....) Importante: transmiten enfermedades infeciosas como la enfermedad de Lyme.
  • Arañas:La picadura se manifiesta como una mancha o varias manchitas agrupadas con un par de puntos centrales. Producen picor y en pocas ocasiones dolor. Las picaduras de araña de otros lugares más exóticos, pueden resultar extremadamente dolorosas y graves.

Con estas imágenes va a quedar más claro la diferencia entre unas y otras:

http://metgedefamilia.blogspot.com.es




www..aveita.es




¿Cual es el mejor tratamiento de las picaduras de insectos? La prevención. Algunos consejos que pueden ayudar a prevenir estas picaduras:
  • Cerrar ventanas durante la noche y utilizar mosquiteras.
  • Utilizar repelentes de insectos.
  • Evitar lugares donde haya agua estancada.
  • Evitar colonias, jabones o cremas con perfume.
  • Usar ropa que cubra la piel como manga larga, pantalones largos, calcetines...etc.
  • Si convivimos con animales hemos de asegurarnos de que se encuentren desparasitados y libres de pulgas y garrapatas. Si no es así, se recomienda tratarlos.
Estareís pensando que todo esto que os he contado está muy bien, pero si me pica algún bichito de estos ¿¿¿que hago????
  • Aplicar frío para disminuir la inflamación. Si os acordaís cuando hablamos de la picadura del pez araña había que aplicar calor, aquí os recuerdo el post.
  • Se puede aplicar algún compuesto a base de amoniaco, aliviará las molestias.
  • Si hay una reacción local muy intensa, acudir al médico que os recetará si lo considera oportuno una crema con corticoides en la zona de la picadura y antihistamínicos para aliviar el picor.
Siempre, siempre ante la duda de que hacer acudir a vuestro médico.

Nota: Como será de popular las picaduras de mosquito en nuestro medio, que hasta al Nenuco le han picado los mosquitos, mirar lo que he encontrado preparando esta entrada....ja,ja,ja


domingo, 14 de agosto de 2016

Peticiones y consultas

Si queréis sugerirme algún tema, aclarar alguna duda o simplemente poneos en contacto conmigo, lo podéis hacer vía email: unaspirinaenlalacena@gmail.com y estaré encantada de leeros y contestaros.

También podéis seguir a Una Aspirina en la Alacena  a través de Facebook, Instagram, Twitter y Google+, pinchando en los enlaces que encontraréis en la barra lateral.

No olvidéis que siempre que queráis, podéis dejar vuestros comentarios en cualquiera de las entradas. Será un placer saber que estáis ahí.


miércoles, 10 de agosto de 2016

Reflexiones de una tarde de verano: La maternidad, un reto para la sociedad.

" Dádme otras madres y os daré otro mundo " así decía San Agustín poniendo en negrita y subrayado la función social de la maternidad como base para una sociedad futura.

La entrada de hoy, se sale fuera de la línea de los temas habituales. Hoy me pregunto y os pregunto: 
¿nuestra sociedad tan moderna, tan condicionada por la tecnología y el consumo está preparada para fomentar, facilitar y proteger una maternidad en todo el amplío sentido de la palabra?

Existen numerosos estudios e investigaciones que han puesto de manifiesto la relación directa entre las características de una sociedad y el modo en que se pare, se cría y se educa a los niños.

Siempre que hablamos de salud en las mujeres, terminamos hablando de maternidad, es un hecho intrínseco a las mujeres. Como profesional de la salud he de decir que acompañamos, escuchamos, aconsejamos e incluso medicalizamos a las mujeres en esta etapa. 

La maternidad ocupa un lugar central en la vida de las mujeres, determinando sus pautas de socialización tanto personal como laboral. La maternidad ha cambiado a lo largo de la historia. Se ha utilizado el rol maternal de las mujeres como algo natural para mantener el orden dentro de una sociedad, enalteciendo la figura de la misma que cuidaba y se ocupaba de su familia elevando el propio valor de la maternidad. Así mismo han existido movimientos de distinta índole que han querido convertir a la maternidad en un debate político, en una oposición radical a la maternidad por una pérdida de autonomía. 



Como consecuencia de la propia evolución de la especie, la posición erguida, se ha estrechado nuestra pelvis. Nuestros hijos nacen sin haber completado su maduración, de modo que necesitan continuar con un contacto estrecho con la madre para asegurarse un desarrollo adecuado y saludable. Este hecho es indiscutible y demostrado en multitud de ocasiones. En algunos estudios sobre maternidad se ha comparado la leche materna y el contacto piel con piel como la vía de conexión madre-bebé en sustitución del cordón umbilical y la placenta. Esta simbiosis, madre e hijo, hay que respetarla. 

Pero entonces, yo me pregunto, y os vuelvo a preguntar, si el apego y la lactancia materna aseguran un desarrollo armonioso, ¿ habría que obligar a la sociedad a replantearse los roles de las mujeres/madres/trabajadoras?

A pesar de los estudios científicos, de las declaraciones internacionales "siempre bien intencionadas" y de los acuerdos que siempre firman muchos gobiernos ( aquellos países que tienen gobierno, porque el nuestro seguimos " en funciones") se han acabado supeditando a las necesidades laborales y los intereses económicos. 

La maternidad es un reto, para todos:  madres, padres, hijos y sociedad. ¡Ojo! Debemos de ser conscientes que defender la función de las madres no es una idea retrógrada o machista. 

La sociedad debe de tomar una aptitud seria, respetuosa y consecuente de la importancia crucial de la maternidad.